19 de noviembre de 2007

Navarra: Puente la Reina


Senderos mágicos me conducen, desde Eunate, a "Ponte Regina": imponente corte románico del río Arga.

Puente de los Peregrinos. Lomo de asno.

Curiosa y hermosa villa.

Balconadas acalaveradas.

Cruce de caminos: navarro-aragonés-francés.

Paso obligado de peregrinos. O de meros contempladores de reliquias ancestrales. O de meros contadores de arcos de medio punto: y van siete.

Cruce de leyendas repletas de cuevas y vírgenes y aves: tema constante y recurrente por estos lares (palomas, rapaces y el txori)

Cruce de Órdenes militares: Templarios, Malta, Jarra...

Túnicas blancas, túnicas negras; cruces rojas, cruces blancas...

Cruce de reyes y "Doñas": Mayor, Caya, Estefanía...

Alguna, incluso, madre de puentes.

Y cruce, como no, de muerte: símbolo de todo puente.

Prohibido pasar de largo. Ahora. Ya. Sin tardanza.

Tengo la sensación que el afán constructor comienza a despuntar también por aquí. ¡Equivocarme quiero!

Un nuevo destino me deparará inmerecido descanso: Bakedano. Gran elección. De camino pararé en Zudaire y recobraré fuerzas con una trucha del lugar, acompañada, como no, con una buena "terraza" del Urederra.

1 comentario:

Lais Castro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.