5 de noviembre de 2007

Navarra: Ujué.



Como una torre, símbolo de ascensión a los cielos, se levanta majestuosa "La Paloma."

Profusa unión, por estos lares, de cuevas, aves y tallas de vírgenes. Leyendas que explican el origen de múltiples pueblos y lugares.
Cuevas y bóvedas y palomas. Vientre materno y cielo y espíritu.

Cielos y espíritus que desde tiempos olvidados llenan estos preciosos paisajes navarros.

Y corazones. Corazones reales, nobles y, según cuentan, sanguinarios.

Corazones durmientes, enclaustrados y, quien sabe, atormentados reposan en la iglesia-fortaleza de Santa María de Uxua.

Subid hasta aquí.

Y si es posible, que sea en un día lluvioso y de triste colorido.

Dejad que el aroma a hierba mojada penetre en vosotros.
Dejad que el rocío vertical e incesante empape vuestras mejillas.
No temáis.

Y contemplad el paisaje...

¡Ah! y antes de que se me olvide: al partir no dudéis en llevaros unos dulces típicos del pueblo. Si os gusta el chocolate, estáis de suerte.









No hay comentarios: