7 de enero de 2008

Navarra: Estella - Lizarra III


Tras los "Caños" y siguiendo a la vista, pues no es menester más esfuerzos, tropiezas con el templo de San Pedro de la Rúa, situado sobre un escarpe rocoso.

Ascendiendo por su joven escalera, emparentada ya de por sí con las montañas (ascensión hacia el espíritu, subida de los justos, imagen de Jacob y Mahoma), contemplarás su portada románica del s. XII.

Eleva la mirada. Podrás ver su torre.

Torre que siguió creciendo a lo largo de los tiempos, hasta que pudo descansar, por fin, en el s. XVII.

Y si la rodeas, vista la carretera, contemplarás su plácido Claustro cercenado, también del XII.

Ojalá puedas entrar en el templo. Iglesia Mayor de la Ciudad.

Dicen las lenguas que dentro hallarás una columna con tres serpientes entrelazadas: el bien, el mal y la sabiduría.

Te saludarán otra vez en el Claustro.

Tres serpientes entrelazadas, ya que para separar lo primero de lo segundo es menester poseer lo tercero.

Y si has podido entrar no dejes de mirar la pila. Árbol de la vida con los cuatro ríos nombrados ya el "otro día".

1 comentario:

http://www.marm.es/es/desarrollo-rural/temas/caminos-naturales/caminos-naturales/sector-noreste/ferrocarril-vasco-navarro/ferrocarril_vasco_navarro.aspx dijo...

La Montaña Alavesa y la franja occidental de la comarca de Tierra Estella son dos territorios vecinos donde escasea la población y abundan las escarpadas sierras. En sus montañas se encuentran bosques de transición entre la vegetación mediterránea y la atlántica, y los numerosos cortados calizos de su paisaje constituyen un refugio seguro para las grandes rapaces.