17 de marzo de 2008

Castilla la Mancha: Cuenca. Las ciudades, la Semana Santa y el Eterno Retorno.



Mirad que frase de Vicente Verdú: "Trágicamente, nuestras vacaciones siempre se encuentran allá donde no estamos." (Sentimientos de la vida cotidiana)

Ligada a ella, y por estas fechas, brota en mi recuerdo la Semana Santa que pasé en Cuenca. Os la recomiendo.

No sólo por sus casas colgadas (o mejor dicho "su"); o el puente de San Pablo (qué vista); o el Convento del mismo nombre; o la playa artificial; o la bajada-subida (tomaros vuestro tiempo para subir) llamada de las Angustias (imagina), con su santuario a rebosar estos días; o el paseo del Júcar, con su puente de los Descalzos; o el río Huécar, o el Escabas (será por ríos...), o los Ojos, o la Plaza Mayor, con su Catedral; o la antigua casa del cantante y compositor José Luis Perales; o por su cocina...

En fin, tantas cosas por ver y sentir de nuevo. Tantas cosas por re-vivir.

Sí, definitivamente, he de volver.

3 comentarios:

Gardagami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
www.eldiadigital.es dijo...

La fecha del 4 de septiembre de 1902 tiene una especial significación en la historia de la ciudad y sobre todo del edificio más singular de Cuenca, como lo es la Catedral, que cinco meses antes, el 13 de abril, había sufrido el hundimiento de la Torre del Giraldo, causando la muerte de..

http://whc.unesco.org/en/list/781 dijo...

Built by the Moors in a defensive position at the heart of the Caliphate of Cordoba, Cuenca is an unusually well-preserved medieval fortified city. Conquered by the Castilians in the 12th century, it became a royal town and bishopric endowed with important buildings, such as Spain's first Gothic cathedral, and the famous casas colgadas (hanging houses), suspended from sheer cliffs overlooking the Huécar river. Taking full advantage of its location, the city towers above the magnificent countryside.