7 de abril de 2008

Euskadi: Donostia y sus puentes. Una mujer y un hombre.




Puente. Acueducto (aguas), viaducto (mecanos) o pasarela (humanos)
Puente. Lo que media entre dos mundos separados.
Puente. Transición de un estado a otro.
Puente. El paso a la "otra orilla." Y la otra orilla simboliza la muerte.

Hablar de Donostia es hacerlo, también, de puentes. El del Kursaal, antes llamado Puente de la Zurriola (por la playa). El de María Cristina. El de Santa Catalina. En fin.

Y hablar del Puente de María Cristina es hacerlo también, y por comparación, del Puente de Alejandro III, en París.

Mucho hay escrito sobre ambos y de cómo el segundo influyó en el primero. Como ejemplo, se suele citar los cuatro conjuntos escultóricos sobre templetes que pueden observarse en el de María Cristina.

Uno cruza el río Urumea, dedicado a la regente María Cristina (1885-1902) e inaugurado el 1905. Bello. Digno de admirar.

El otro cruza el Sena, dedicado al zar Alejandro III (1881-1894), sí el de todas las rusias, el que nombró a Fabergé (el de los Huevos) "Proveedor de la Corte Imperial"; e inaugurado el 1900, durante la Exposición Universal ( al igual que la Torre Eiffel)

Realmente son dignos de contemplar y disfrutar. Admirar y "pisotear". Recorrer y detenerse en ellos: detén el tiempo un instante deteniéndote tú.

Y en cuanto al de Alejandro III, pues que aún estoy con la boca abierta desde que lo viví por primera vez.

Aquí tenéis acceso a la web del Ayuntamiento de Donostia. Está muy bien lograda. Incluso os pueden enviar un mapa de la ciudad, para vuestro móvil, entrando en "Turismo."

3 comentarios:

Fenridal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Aquí encontrarás, dicen, el mayor número de estrella michelín por metro cuadrado de Europa.

www.diariovasco.com dijo...

La Tamborrada de San Sebastián 2012, toda una fiesta