28 de abril de 2008

Euskadi: Ondarroa.



Terminada la visita al Balneario de Zestoa, retomo la marcha. Hacia Ondarroa, Bizcaia.

Ondarroa. Para unos, "boca de la playa". Para otros, "fondeadero". En sus tiempos, famosa por las colonias de veraneantes, entre otros motivos.

Fundada en 1327 por doña María Díaz de Haro, al igual que Portugalete y Lekeitio.

Ondarroa. Todo un lujo pasear por su alameda, dejándote tropezar por sus puentes. Su río: el Artibai.

Y hablando de puentes y por supuesto: su puente viejo. Puente alomado. Zubi Zaharra.

Al parecer sus inicios se remontan al 1335. En un principio construido de madera. Más tarde, en el XVIII, transformado en piedra. Puente románico y de peaje, en sus tiempos.

Cruzadlo. Os conducirá a restaurantes dignos de entrar. Restaurantes en los que podréis disfrutar de la pesca del día. Y nunca mejor dicho.

Y allá arriba, en lo alto, vigilante y protectora, la antigua parroquia de Ondarroa: la Ermita de Ntra. Sra. de la Antigua.

Puente Viejo. Y cómo no Puente Nuevo. Éste, el de Calatrava (1990-1992)

Y otro más: la Pasarela de Alfonso XIII (1927). Hierro y madera. Materiales universales.

La Pasarela, apoyada sobre dos pivotes sobre los que poder girar, permitiendo así el paso de barcos. De ahí que también se le conozca por el nombre de Puente giratorio. O de la Playa.


Su página: www.ondarroa.net

No hay comentarios: