26 de enero de 2009

Londres: Hyde Park y The Faerie Queen.


A un paso de Buckingham Palace tenéis un espacio verde, ocupado por unos cuatro mil árboles (4000) y en unas 142 hectáreas de naturaleza. Se dice pronto.

Enrique VIII lo convirtió en coto privado de caza (1536) siendo abierto al público un siglo más tarde.

Pulmón de aire fresco, descanso, paseos, lectura, natación y demás deportes..., junto con ardillas y, como no, cuervos por doquier.

Prácticamente de todo.

Si dejamos The Serpentine a nuestra derecha nos toparemos con The Albert Memorial.

Una prueba de amor y admiración hacia un ser amado: monumento que la reina Victoria (1819-1901) levantó en recuerdo de su marido. Comprobad la altura del monumento con la de los paseantes, allá al fondo.

Nueve hijos tuvo con él, cuatro de ellos varones, y desde su muerte, de tifus, vestirá de negro hasta sus últimos días.

Según cuentan, siempre portaba una foto de su marido y mandaba al servicio mantener la ropa limpia de su difunto esposo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando estuve allí, el monumento me impactó. No conocía la historia que hay detrás y te agradezco la información. Saludos

Anónimo dijo...

Caray, he de visitarlo la proxima vez. Abrazos

Anónimo dijo...

Londres siempre impresiona, nunca deja indiferente (en mi opinión, claro) Abrazos

Anónimo dijo...

Os aconsejo la visita. Todo Londres es muy interesante. Chao

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con tigo: resulta espectacular por su barroquismo y ornamentación. En cualquier caso, digno de ver. Un abrazo.

Anónimo dijo...

www.360cities.net/london-photo-es.html