1 de diciembre de 2012

Escocia: Dryburgh Abbey












Estamos en la región conocida como de "las grandes abadías": Harwick, Selkirk, Kelso, Melrose, Jedburgh y Dryburgh.

La abadía de Dryburgh, junto al río Tweed, fue fundada en 1150 por Hugo de Morville y dedicada a santa María de Dryburgh. Para variar, esta abadía agustina también sufrió insistentes ataques de los ingleses.

Es posible que, de un tiempo a esta parte, hayáis divisado una especie de "monolito". Es la Wallace's statue.

En la abadía se encuentra la tumba de sir Walter Scott, un edimburgués enamorado de las historias de la "frontera". Una excusa perfecta para su visita. Así podréis respirar esa sensación de retiro "espiritual" que buscaban los monjes, voluntariamente alejados de lo mundano y asentados cerca de un río.

Un consejo: no confiéis en el clima escocés.



www,planetware.com


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Algo curiosa esa estatua. Hay que verla para comprenderlo.

Anónimo dijo...

Nunca me he acostumbrado a circular por la izquierda. Es una pena, pero me da panico.

Anónimo dijo...

Tienen su propia libra escocesa.

Anónimo dijo...

Lo del tiempo, cierto. No os molestará llevar uno de esos ponchos de plástico que caben en un bolsillo. salu2

Anónimo dijo...

En cuanto a lo de la estatua, recordar que las películas no siempre reflejan la realidad.

Anónimo dijo...

Os recomiendo el Festival de Edimburgo. Si podéis.

Anónimo dijo...

Llevad monedas suficientes para el viaje.

Anónimo dijo...

No os olvideis de la tarjeta sanitaria europea, que nunca se sabe.

Anónimo dijo...

http://www.historic-scotland.gov.uk/