6 de diciembre de 2009

Francia: Catedral de Chartres. Laberinto. Agua y música.


Podéis subir al TER en París Montparnasse con destino Chartres Gare. Ida y vuelta. Tan sólo a una hora de distancia. Vale la pena.

Acordaros de validar el ticket antes.

Al llegar a Chartres, y nada más salir de la estación, cruzando la calle, podréis tomar un resopón, si os apetece, antes de iniciar la pequeña cuesta que os conducirá a la Catedral de Nuestra Señora.

Chartres, la antigua Carnutes, Autricum, civitas carnutum, capital de Eure-et-Loire, a orillas del río Eure.

Formada por dos ciudades (la alta y la baja) unidas por calles empinadas que nos conducirán al punto más elevado, coronado por la Catedral, patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1979.

Sufrió un grave incendio allá por el 1194 y fue reconstruida, de ahí su eclecticismo arquitectónico.

La sensación que despertaba en los antiguos peregrinos (ruta del Camino de Santiago) al verla en la distancia, llena de colorido, y clavada en la colina debía ser sobrecogedora.

La entrada, franqueada por dos impresionantes agujas de distintas dimensiones y coronadas por el Sol y la Luna (lo volveremos a ver en la cripta), nos introducirá en una "antesala" tenebrosa y oscura, donde reina el silencio y una visión: multitud de personas, concentradas y mirando al suelo, recorren unos caminos circulares, el laberinto, los cuales nos conducirán a su centro, una Rosa, símbolo de la Virgen María.

Es el camino de perfección, el cual nos elevará a la luz, al cielo: el altar bellamente iluminado por los hermosos vitrales llenos de colorido casi mágico, siendo el rey de todos ellos el, llamado por los entendidos, "azul Chartres", imposible de repetir ya que el maestro se llevó su secreto a la tumba.

Catedral de Chartres, aún hoy, goza de un sinfín de seguidores del misterio. Para ellos es un importantísimo centro de poder en el que unos catorce canales de aguas subterráneas confluyen en el centro de su magnífico coro (del s. XVI y decorado con unas doscientas estatuas que narran la vida de Jesús y María), eje de fuerzas telúricas (ver)

Una Catedral que, además del número áurico, dicen respira proporciones musicales en su contrucción (ver)

Y para acabar, una leyenda francesa, la de La Discordia y el Viento. Cuenta la misma que ambas se dedicaban a hacer de las suyas por donde pisaban. Llegando a Chartres, quedaron prendados de la Catedral. La Discordia pretendió visitar los capitulares y pidió a su amigo, el Viento, que le esperase junto al asne qui vielle. El Viento esperó en vano: la Discordia se encontraba tan a gusto que nunca volvió a salir de allí. Así, pues, ésta acabó gobernando entre los canónigos de la Catedral y el Viento nunca dejó de soplar en el punto mismo donde se encuentra el burro que toca la zampoña, sobre todo en las tétricas noches de invierno.

Cosa que sigue ocurriendo en nuestros días.


11 comentarios:

Anónimo dijo...

Su laberinto inspiró "El laberinto de la Rosa" de T. Hardie. Si os gusta este tipo de lecturas, os lo recomiendo.

Anónimo dijo...

Si no recuerdo mal, justo enfrente de la entrada a la cripta teneis la tienda de souvenirs donde venden las entradas a la misma. Grupos reducidos y con guia (en frances)

Anónimo dijo...

Si te pones frente a la entrada principal de la Catedral, en la calle de su derecha. No tiene perdida.

Anónimo dijo...

Por aquel entonces: el Sol, simbolo de Dios (lo masculino); Luna, representaba lo femenino; la Rosa, símbolo de María. Todo esto se ve muy bien en esta Catedral: sus dos torres (sol-luna) y el laberinto (Rosa). Saludos.

Anónimo dijo...

Algunos arquitectos e ingenieros la han calificado de catedral de "suma perfección". Siendo digna de verse, yo no despreciaría el resto de la ciudad: está llena de curiosidades. Personalmente, me encantó.

Anónimo dijo...

La visita a la gruta, con guía autóctono. Vamos, que sólo en francés. Pero reconozco que a pesar de no entender ni papa, resultó muy interesante. Tirad de la intuición y de algunas palabras reconocibles por aquí y por allá.

Hoteles en Francia dijo...

En uno de mis viajes fui a Chartres, bastante ameno, me gustó bastante el tipo de lugar que es

http://www.viajeuniversal.com/francia/chartres/catedral/planoscatedralchartres.htm dijo...

Plano de la catedral

http://www.fuesp.com/revistas/pag/cai0312.html dijo...

LOS OFICIOS DE LA EDAD MEDIA A TRAVÉS DE LAS VIDRIERAS DE LA CATEDRAL DE CHARTRES

M.ª Teresa Jiménez Priego

http://books.google.es/books?id=njvcglP2_OoC&printsec=frontcover&dq=Chartres&hl=es&ei=tY6GTb7ADcfssgaHktzYBQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CDAQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false dijo...

Viens ici, très intéressante sur la cathédrale de Chartres

http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,839172,00.html dijo...

After puffing up 88 spiraling stone steps, Marcel Dupré, the greatest organist in France, sat down at the 500-year-old organ, a magnificent work of art whose 2,270 fluted pipes pyramid majestically into the vaulted heights of Chartres Cathedral. It was to be his first recital in that majestic shrine, an hour to remember. But as Dupré launched into Bach's Toccata and Fugue in G Minor, the organ balked and choked off a high note. The organist winced, but forged on, muttering "lamentable, lamentable."

Read more: http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,839172,00.html#ixzz1V2ayFCAb